28 enero, 2016

Cooperación internacional

La cooperación que llevamos a cabo está relacionada con el sector primario, principalmente en el desarrollo agrícola. Nos dedicamos a estudiar y analizar las necesidades de poblaciones rurales de Senegal y transferirles recursos útiles para mejorar su seguridad alimentaria y nutricional.

La Seguridad Alimentaria y Nutricional se define según la FAO:

“como la garantía de que los individuos, las familias y la comunidad en su conjunto, accedan en todo momento a suficientes alimentos inocuos y nutritivos, principalmente producidos en el país en condiciones de competitividad, sostenibilidad y equidad, para que su consumo y utilización biológica les procure óptima nutrición, una vida sana y socialmente productiva, con respeto de la diversidad cultural y preferencias de los consumidores”

Para ello, establecemos relaciones con particulares, empresas y cooperativas agrícolas en Europa que estén dispuestas a donar parte de sus recursos (tanto maquinaria agrícola como semillas, plantel, abono…) para favorecer el desarrollo rural de las comunidades con las que trabajamos.

El sector primario senegalés juega un rol socio-económico especialmente importante y la agricultura provee de empleo al 72% de la población activa y constituye el 17% del PIB. En el Bassin Arachidier, principal región agrícola de Senegal, las unidades de producción están constituidas principalmente por una familia, en general de 9 miembros o más (67%). Los agricultores basan su cosecha en dos cultivos principales: el cacahuete y un cereal de subsistencia, generalmente alternando mijo y sorgo. Normalmente, los recursos obtenidos son insuficientes, en parte por la limitación de superficie cultivada y en parte por la escasez de recursos, especialmente material agrícola y abono.

 

La mayor parte de los agricultores destinan la cosecha de cacahuete a la venta y la cosecha de cereal al autoconsumo. Muchas veces la cantidad de cereal cosechado es insuficiente para garantizar una óptima alimentación de la familia durante todo el año. Por otro lado, los ingresos obtenidos de la venta del cacahuete se utilizan para pagar los impuestos y para satisfacer las necesidades de la familia, en su mayor parte de orden alimentario.

Debido en parte a esta escasez de alimentos y recursos, los productores no conservan parte de los ingresos y semillas para financiar la siguiente campaña, con lo cual hay temporadas en las que les resulta realmente difícil conseguir una producción suficiente para cubrir sus necesidades básicas.

Nuestro objetivo es proporcionar rbaobab y sorgoecursos útiles y sostenibles a las comunidades agrícolas con las que trabajemos, tanto a nivel técnico como a nivel de material vegetal. La mejora técnica permitiría aumentar la productividad, con lo cual el excedente será mayor y con ello también los ingresos de las familias. Además, una diversificación de cultivos permitiría enriquecer la dieta de las familias y no sería necesario que inviertieran una parte tan importante de sus ingresos en mejorar su alimentación. Complementando estos recursos con formación práctica y especializada en diversos ámbitos del sector primario, esperamos poder contribuir a un desarrollo sostenible de las comunidades rurales con las que trabajemos.